GALLETAS DE MANTEQUILLA, DANESAS CON Thermomix®

#Masas, panes y repostería 17 diciembre 2017

  Es posible que no haya otro dulce danés más popular y más conocido en todo el mundo que las galletas danesas. La fórmula de las galletas es tan sencilla que además son de esos dulces ideales para hacer con niños y pasar un rato divertido.


La presencia de la almendra en las galletas es opcional, pero aporta un sabor muy agradable al resultado final. La harina de almendras la puedes comprar o hacerla tú mismo tal y como aprendimos a hacerla 


Las galletas danesas son conocidas también como Brysslkex o sablés. Son galletas crujientes, poco trabajadas para que no se desarrolle el glúten de la harina.


Se preparan con mantequilla a temperatura ambiente para facilitar la mezcla con el resto de los ingredientes por lo que para preparar las galletas se ha de dejar reposar la masa un rato en el frigorífico para que se enfríe la masa y sea más manejable.


La galleta danesa clásica no tiene sabor pero podemos enriquecerlas con aromas como vainilla o chocolate y la forma puede ser redonda, ovalada o cuadrada, con marcas o sin ellas.


Seguramente cuando pienses en galletas danesas te vengan a la mente esas preciosas cajas rellenas de las galletas con formas hechas con pistola de galletas. Nosotros nos quedamos por ahora con la típica galleta danesa hecha a mano. Comenzaremos por darles forma tradicional y aprender a manejar bien la masa con las manos.


Ingredientes:


250 gr. harina de trigo;


50 gr. de harina de almendra;


165 gr. de mantequilla en pomada;


110 gr. de azúcar;


1 huevo


Preparación:


1. Echamos todos los ingredientes en el vaso del Thermomix® y programamos 1 minuto, velocidad espiga. Comprobamos que todos los ingredientes están bien integrados, si no es así programamos 1 minuto más.


2. Sacamos la masa del vaso y volcamos en un recipiente y dejamos enfriar un poco en el frigorífico.


3. Una vez fría la masa iremos haciendo bolitas pequeñas.


4. Las vamos colocando en la bandeja del horno y las aplastamos un poco con los dedos de las manos. Dejamos espacio entre una y otra porque a pesar de no llevar levadura la masa tienden a crecer.


5. Horneamos unos 15 minutos en horno precalentado a 200º. Las galletas deben tomar un atractivo color rubio oscuro.